jueves, 12 de diciembre de 2013

El modo en que pensamos y nombramos a nuestros hijos: ¿sin consecuencias?


Aclaración:   los nombres propios, lugares y demás detalles reales que figuran en este artículo han sido modificados en pos de mantener la privacidad de las personas.

Luciana vive en Uruguay y  tuvo un hijo  hace tres años que se llama Facundo.  Fue un bebé deseado y mimado.  Cada vez que me comunicaba con su mamá, a medida que el niño crecía, Luciana me decía que su hijo era “bravo”, que era “tremendo”.  Me llamaba poderosamente la atención que repitiera estas palabras siempre que  le preguntaba por su hijo a quien cuida y ama incondicionalmente.  ¿Tan “terrible” podría ser un chiquito?
A los dos años del nene, tengo la alegría de volver a verlos.  Facu es un niño alegre y activo.  Corre, salta, algunas veces empuja o tiene intenciones de  pegar a otro niño  (situación que es controlada por su madre o padre).  Juega, habla,  grita,  mira los dibujitos y no se quiere ir a dormir hasta que es tarde.
¿Es algo excepcional que un nene de dos años se comporte de esta manera?  La mamá no pierde la oportunidad de  comentar que Facundo es  “tremendo”  Y agrega:
 - “igual que su papá, cuando era chico”.
Un día, cuando Facundo era un bebé de meses, probablemente lloró más de lo que los padres esperaban, o se despertó pronto o tardó en dormirse y los padres  (u otras personas significativas para  el niño)  dijeron algo así como: 
-Mamá: “qué tremendo qué es Facu”
-Papá: “igual que yo, cuando era chico”.
Y luego a medida que crecía, quizás no quería comer a determinada hora o determinada comida. O quería jugar a algún juego distinto al que le proponían los papás o pateó la pelota más fuerte de lo esperado (y tal vez se rompió algún objeto de la casa)… en definitiva, empezaba a demostrar lo qué realmente quería.  Y los padres adjudicaron estos deseos y/o actitudes del niño en crecimiento a lo “tremendo” que es Facundo. 
Los bebés y niños pequeños entienden mucho más de lo que creemos.  Y, aunque muchas veces no lo parezca, buscan complacer a los adultos. 
Así es como, al ser pensados y nombrados una y otra vez de una determinada manera, comienzan a tratar de cumplir con el rol que se les ha asignado en esa estructura familiar.   Entonces, aquello que al principio fue sólo la forma en que los padres decodificaban las acciones de su hijo, comienza a transformarse en la realidad que trata de sostener el niño para complacerlos.

No estamos hablando de que vamos a marcar a un niño por nombrarlo  de determinada manera  alguna que otra vez.  Nos referimos a aquellos casos en que uno o dos adjetivos son los que identifican a ese niño para sus seres significativos.   Y por lo tanto, son repetidos en reiteradas oportunidades a los amigos y familiares cuando hablamos de éste y al niño mismo.   Se trata de que construyamos en nuestra mente la idea de que, por ejemplo: “Facundo es tremendo”.
Otra mamá de un bebé  de poco más de un año, al preguntarle por su hijo, me dice rápidamente y con una sonrisa a medias: “es terrible” y me cuenta que ella le pide que diga “mamá” y que el nene la mira y con una sonrisa divertida le dice “papá”.
No sé ustedes, pero yo escucho este tipo de adjetivos en relación a los niños varones, en reiteradas oportunidades:   los padres dicen de ellos que son o “bravos” o “terribles” o “tremendos” entre otras palabras similares.  Y fíjense que en los dos ejemplos que les comento estamos hablando de niños muy chicos o bebés.  O sea que se les adjudica este rol desde muy temprana edad. 
Parece ser bien aceptado por nuestra sociedad que los niños sean adjetivados como  “terribles” o “bravos” o “tremendos”.  No está mal visto y hasta resulta casi una cualidad que así sea.  Adviertan que es mucho más frecuente escuchar estos adjetivos en los varoncitos que en las niñas.  Aunque no es exclusivo de los varones. ¿Cuáles serán las palabras más comunes atribuidas a las niñas
¿Y  qué pasaría si el niño o la niña es nombrado/a como “más lindo/a, pero menos inteligente que el hermano/a” (y el hermano/a,  lo contrario)? ¿O como vago/a o como ultra responsable? Sin mencionar adjetivos peores.  Recuerden que los niños se van a esforzar por lograr sostener el lugar asignado, defendiéndolo a capa y espada en muchas oportunidades. 

Todos tenemos días o momentos en que no nos comportamos como los demás esperarían.  ¿Nos agradaría que nos cataloguen como “terribles” por eso? Y si así lo hicieran, como somos adultos, podemos lidiar de diferentes formas con esto.   Los chicos están estructurando su psiquismo y por la tanto no podemos aseverar que SON de una forma o de otra, como si fueran a ser así para siempre.  Están en permanente cambio.  Así,  todo lo que viene del afuera, especialmente en relación a las personas más significativas para el niño, afecta directamente este psiquismo en constitución.
Tal vez ésto nos sirve de brújula para pensar  cada acción  del niño como independiente una de otra.   Evitando así, catalogarlo de una u otra forma y tratar de encajar cada una de sus conductas dentro de nuestra idea previa acerca de cómo es (por ejemplo “tremendo”).
En definitiva, el modo  en que nombramos y pensamos a los niños, y cómo hemos sido nosotros nombrados y pensados,  NO es sin consecuencias.   
Siempre pensamos en el otro de una determinada forma.  Es importante darnos cuenta entonces, qué pensamos sobre los niños y de qué modo. Por ejemplo, revisar si los catalogamos de una sola forma o si vemos matices.  Si tenemos la posibilidad de pensar que lo que hacen es solo una acción momentanea y no lo identifica como persona. O si lo estamos comparando constantemente con otro, por ejemplo un hermano.  Sólo dándonos cuenta es que podemos elegir si es esa la mirada que queremos tener sobre nuestros hijos.

Valeria


viernes, 25 de octubre de 2013

Beneficios del contacto piel con piel


  • Regula la temperatura corporal del bebé.
  • Reduce las infecciones por iatrogenia (causadas por los médicos, medicamentos o tratamientos médicos, sin intención)
  • Favorece el inicio y mantenimiento de una lactancia exitosa.
  • Menor duración del llanto del recién nacido.
  • Disminuye el estrés del bebé.
  • Favorece el establecimiento del vínculo afectivo mamá/bebé.
  • Mejora la estabilidad cardio respiratoria del bebé.
  • Reduce el riesgo de estrés postraumático en la madre.



viernes, 18 de octubre de 2013

Un niño es como una mariposa en el viento


Un niño es como una mariposa en el viento.

Algunos pueden volar más alto que los demás;

Pero cada uno vuela lo mejor que puede.

¿Por qué comparar uno contra el otro?

Cada uno es diferente.

Cada uno es especial.

Cada uno es hermoso.

miércoles, 16 de octubre de 2013

¿Quién es tu mamá?



Quién es tu mamá? -mamá es esa Sra. que lleva en el bolso un pañuelo con mis mocos, un paquete de toallitas, un chupete y un pañal de emergencia. Mamá es ese cohete tan rápido que va x la casa disparado y que está en todas partes al mismo tiempo. -Mamá es esa malabarista que pone lavadoras con el abrigo puesto mientras le abre la puerta al gato con la otra, sosteniendo el correo con la barbilla y apartándome del cubo de basura con el pié. -mamá es esa maga que puede hacer desaparecer lágrimas con un beso. -Mamá es esa forzuda capaz de coger con un solo brazo mis 15 kg mientras con el otro acarrea el carrito de la compra. - Mamá es esa campeona de atletismo capaz de llegar en décima de segundo de 0 a 100 para evitar que me descuerne x las escaleras. -Mamá es esa heroína que vence siempre mis pesadillas con una caricia. - Mamá es esa sra. con el pelo a dos colores que dice que cuando tenga un huequito, sólo uno, irá a la peluquería. -Mamá es esa cuenta cuentos que lee e inventa historias más divertidas sólo para mí. -mamá es esa chef capaz de hacerme una cena riquísima con dos tonterías que quedaban en la heladera aunque se quede ella sin cena. - Mamá es ese médico que sabe con sólo mirarme si tengo fiebre, cuánta y lo que tiene q hacer. -Mamá es esa economista capaz de ponerse ropa de hace cientos de años para que yo vaya bien guapo. -Mamá es esa cantante q todas las noche me canta la canción más dulce mientras me acuna un ratito. -mamá es esa payasa que hace que me tronche de risa con solo mover la cara. -Mamá es esa sonámbula que puede levantarse dormida a las 4 a.m., mirar si me he hecho pis, cambiarme el pañal darme jarabe para la tos, un poco de agua, ponerme el chupete todo a oscuras sin despertarme. La ves? es aquella, la más linda, la que sonríe...TÚ

sábado, 12 de octubre de 2013

Dolor de muñeca en mamás primerizas






¿Qué es Tendinitis de Quervain?

La tendinitis del primer compartimiento dorsal, más comúnmente conocida como tendinitis o tenosinovitis de Quervain, en honor al cirujano suizo Fritz de Quervain, es una condición producida por la irritación o inflamación de los tendones de la muñeca en la base del pulgar.
La inflamación causa que el compartimiento (un túnel o vaina) que rodea el tendón se inflame y se agrande, haciendo que los movimientos del pulgar y la muñeca resulten dolorosos. Apretar el puño, aferrar o sostener objetos (e incluso levantar a los hijos en brazos) son movimientos comunes que la tendinitis de Quervain hace muy dolorosos.

¿Cuál es la causa de la Tendinitis de Quervain?

La causa de la tendinitis de Quervain es una irritación de los tendones en la base del pulgar, motivada generalmente por la iniciación de una nueva actividad repetitiva. Las nuevas mamás son especialmente propensas a este tipo de tendinitis; el cuidado de un bebé provoca a menudo posiciones incómodas de la mano, y las fluctuaciones hormonales relacionadas con el embarazo y la lactancia contribuyen aun más a su aparición. Una fractura de la muñeca puede predisponer a un paciente a sufrir la tendinitis de Quervain, debido al aumento de tensión a través de los tendones.


Signos y síntomas de la Tendinitis de Quervain:
El dolor en la muñeca en el lado del pulgar es el síntoma principal. El dolor puede aparecer tanto en forma gradual como súbita, y se localiza en el primer compartimiento dorsal en la muñeca.
Puede irradiar hacia el pulgar o hacia el antebrazo. Los movimientos de la mano y del pulgar aumentan el dolor, especialmente al aferrar algo o al torcer enérgicamente la muñeca. La inflamación en la base del pulgar puede incluir un quiste lleno de líquido en esta región. Puede ocurrir ocasionalmente cierto “atascamiento” o “chasquido” al mover el pulgar. Debido al dolor y la inflamación, los movimientos del tipo de pellizco (la acción de "pellizcar") pueden resultar difíciles. La irritación del nervio apoyado sobre la parte superior de la vaina del tendón puede causar insensibilidad en el dorso de los dedos pulgar e índice (sobretodo en las mañanas y al final de la jornada laboral).





Tratamiento


La meta es aliviar el dolor causado por la irritación y la hinchazón. Su médico puede recomendar el uso de una férula para hacer descansar el pulgar y la muñeca. Puede indicarse el uso de medicamentos anti-inflamatorios por vía oral (ibuprofeno, diclofenaco, ketoprofeno u otros AINES de última generación). Puede inyectarse también un esteroide del tipo de la cortisona en el compartimiento del tendón como otra opción de tratamiento. Cada uno de estos tratamientos no quirúrgicos ayuda a reducir la inflamación, lo que por lo general alivia el dolor al paso del tiempo. En algunos casos, el simple hecho de interrumpir las actividades que originaron el problema permite que los síntomas desaparezcan por sí solos.
El tratamiento inicial de la tenosinovitis de De Quervain es con una férula que le cubre la muñeca y el pulgar llamada férula de De Quervain. Se evitan los movimientos que causen dolor y se indica un analgésico como ibuprofén o diclofenac sódico. También se indica frío local.

Si el dolor persiste se puede realizar una infiltración con esteroides, y en los casos rebeldes es necesaria la cirugía. Con una infiltración mejora el 60 % de los casos , y con 3 infiltraciones mejora hasta el 90 % de los casos. El otro 10% puede requerir cirugía.


lunes, 7 de octubre de 2013

¿Aceptas y acompañas a tus hijos?

Un padre y su hijo fueron fotografiados así en los pasillos de una gran tienda de ferretería. La foto llegó rápidamente a Internet donde se publicó con el siguiente título: "reconozco a un buen padre cuando lo veo".

En pocos días se convirtió en un auténtico fenómeno viral.En la curiosa instantánea, padre e hijo parecen darse una vuelta por la tienda, ¿estarán buscando algo para su siguiente misión? La ternura de esta imagen ha suscitado todo tipo de reacciones, en su mayoría positivas, recogiendo en solo tres días un gran número de comentarios. Además, la foto se publicó en multitud de sitios (incluyendo el muro de Facebook del ex actor de Star Trek George Takei)."Los padres son siempre superhéroes para sus hijos, la capa solo se lo muestra al mundo un poco más claramente", decía uno de los muchos comentarios.

Un par de días después, el usuario anónimo que envió la foto a la red social Reddit fue localizado por CTV News en Canadá.Según parece, la "paparazzi" no había sido otra que la madre del niño que, aunque había preferido mantener el anonimato, admite que "toda la familia y los amigos nos llamaron en los días posteriores, contándonos que habían visto la foto en algún sitio. Estamos desbordados", subraya.

La madre también ha explicado que el pequeño acaba de cumplir tres años, y la capa de superhéroe, cosida por ella misma, fue el regalo que le hizo ese día. Feliz con su disfraz, el pequeño se viste con ella casi todo el tiempo, ha aclarado. Pero, no contento con eso, le preguntó a su padre con toda naturalidad: "Papá, ¿y dónde está tu capa?"Como está a punto de nacer su hermana, padre e hijo pasan mucho tiempo juntos estos días, por lo que simplemente se ofreció a salir vestido con la capa durante un rato: una forma de comunicarse mejor con el pequeño y de empatizar con él.

Están tan emocionados con la influencia de esa foto que piensan convertirla en un póster para la habitación del niño.Una historia parecida se conoció hace unos meses, y la contaba el propio padre en este artículo de Huffington Post. En este caso, el hombre salía a la calle de cuando en cuando vestido con ropa de mujer, tan solo por acompañar a su pequeño, al que le apetecía experimentar con las faldas.Aquella imagen, igualmente convertida en viral, mostraba otro tipo de padre, igualmente preocupado por apoyar a su hijo en sus aprendizajes: "No está bien que alguien se meta con mi hijo acerca de su vestimenta.

Por lo tanto, me pongo vestidos y faldas para que cualquier persona que tenga un problema con eso y sienta la necesidad de expresar su malestar pueda meterse conmigo", esgrime este otro padre sin complejos. Y tú, ¿apoyarías a tu hijo saliendo a la calle vestido o disfrazado 
de alguna manera?

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Nombrar las emociones


Ponerle nombre a nuestras emociones, y de esta forma,  reconocerlas, alivia lo que sentimos.  Nos organiza y podemos entonces hacer algo con ellas.  Si reconocemos como adultos, por ejemplo, que estamos enojados, es probable que en vez de "explotar" con alguien que queremos, podamos decidir salir a caminar, charlar con un amigo o descansar un rato.  
Es importante entonces ayudar a los niños a nombrar y reconocer lo que sienten.  "Prestarles" o mejor "regalarles" palabras que ayuden a entender lo que les pasa.  ¿Te sientes cansado, cariño? ¿o estás aburrido? ¿Estás enojado con...? ¿estás triste porque  la abuela se volvió a su casa? ¿te sentiste frustrado en el colegio cuando no lograste resolver el ejercicio?.  Podemos también dar ejemplos de nuestra vida en donde nos sentimos de manera similar: "cuando yo era chica me sentía horrible cuando algo no me salía en la escuela, luego me di cuenta que si seguía intentando lo lograba. Pedir ayuda a la maestra o a mi papá me ayudaba"
 Cuanto más pequeños sean tus hijos menos posibilidades tienen de nombrar lo que sienten y muchas veces tampoco conocen el significado de determinadas emociones y podemos tratar de explicarlo en forma corta y concreta.  ¿Te sientes mal porque mamá tiene que pasar mucho tiempo con tu hermanito? ¿estás celoso? ¿vamos a leer un cuento los tres juntos? Con esta última pregunta lo invitamos a hacer una actividad que sea placentera para él y le enseñamos que cuando uno no está bien tiene alternativas positivas para lidiar con sus sentimientos.  Además es muy importante que ellos se sientan comprendidos. "Me imagino cómo te sientes" "cuando era niña se me hacía un nudo en el estómago cuando me pasaban estas cosas, justo aquí, mira"

Valeria







jueves, 19 de septiembre de 2013

Contacto con el bebé

Si el bebé estuvo 9 meses en contacto directo con el cuerpo de su mamá, ¿por qué pensamos que al nacer necesitará algo diferente?
La cultura y el concepto de "malcriar" alejan a los papás de lo que "les dicta el corazón", de lo instintivo en relación a la crianza. ¿Cómo podemos pensar que alzarlos cuando lloran, abrazarlos, acunarlos, darles el pecho el tiempo que ellos desean y protegerlos puede ser perjudicial para ellos?


miércoles, 18 de septiembre de 2013

¿Niños "molestos"?



                                               


¿Qué opinan de un curso para profesionales de la salud que se llama: "Cómo tratar niños molestos"? ¿Piensan que a alguien se le ocurriría armar un curso que se llame "Cómo tratar adultos molestos"? ¿Tratamos a los niños porque nos molestan o porque algo les está sucediendo y les genera sufrimiento a ellos y nosotros? Me pareció muy irrespetuoso el nombre del curso, pensando además que será dictado por alguien que se ocupa de la salud mental de los niños.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Tu hijo es sincero


¡Cómo nos gustaría tener un hijo mentiroso! Que nunca dijera en público “¿Por qué esa señora es calva?” o ¿Por qué ese señor es negro?” Que contestase “Sí” cuando le preguntamos si quiere irse a la cama, en vez de contestar “Sí” a nuestra retórica pregunta “¿Pero tú crees que se pueden dejar todos los juguetes tirados de esta manera?”

Pero no lo tenemos. A los niños pequeños les gusta decir la verdad. Cuesta años quitarles ese “feo vicio”. Y, entre tanto, en este mundo de engaño y disimulo, es fácil confundir su sinceridad con desafío o tozudez.




Dr. Carlos Gonzalez, pediatra
Extractado de “Besame mucho”

¿Más motivos para tratarlos bien?


Los buenos tratos son fundamentales para los niños porque nacen inmaduros: su vida y desarrollo dependen de las competencias parentales de sus padres biológicos o de sus cuidadores.

-Los niños y las niñas necesitan ser educados con amor, que no es incompatible con la autoridad.

-Los niños y niñas necesitan construir una identidad individual y social a partir de relatos coherentes, verídicos, respetuosos de los derechos humanos, basados en la equidad de sexos, la justicia, la paz y la solidaridad.

Jorge Barudy


¿Respetamos el deseo de nuestro bebé?



Estás con tu bebé en brazos, no importa de qué edad. Otra persona te pide alzarlo (familliar, amiga, conocida). ¿Te has puesto a pensar si observas cual es la reacción del bebé, no importa cuan pequeño sea, antes de entregarlo? Ellos dan señales desde muy temprana edad respecto de si desean ir con otra persona o quedarse en tus brazos. Lo mismo si una vez que están con otra persona desean seguir allí o volver contigo. ¿Lo tienes en cuenta? ¿Observas que la gente suele respetar el deseo del bebé o el del adulto?

martes, 30 de julio de 2013

Estilos de crianza

Crianza Permisiva


 No hay límites.  Ausencia de normas.  Los padres no saben qué hacer.  No son referentes de sus hijos. Los niños se encuentran sólos, sin guias.


Crianza autoritaria



Los padres ponen las normas y son inmodificables.  No escuchan a sus hijos.  No se ponen en su lugar.  Padres rígidos.


Crianza respetuosa


Crianza con apego. Los padres se ponen en el lugar del niño (empatía).  Se acuerda, explica y conversa con los hijos.  Padres firmes y amorosos.  


Valeria Wesler

domingo, 28 de julio de 2013

Desde que el alba quiso...


Para el poeta de Orihuela,
Miguel Hernández, ser padre supuso una enorme alegría. La pena fue que, debido a las causas políticas y sociales de esos momentos, en los que estalló la Guerra Civil Española, nada pudo disfrutar de esa paternidad que tanto anhelaba. De todos modos nos dejó unos hermosos poemas dedicados a su esposa, a esa mujer que llevaba en su vientre toda la plenitud de su semilla.

Aunque Miguel Hernández tuvo que batallar en mil desgracias a lo largo de su corta vida, fue uno de los poetas más entregados a la causa de la vida y la alegría



                                                                    Mujer Embarazada,   Jose Manuel Montes Nicolas

Desde que el alba quiso ser alba, toda eres
madre. Quiso la luna profundamente llena.
En tu dolor lunar he visto dos mujeres,
y un removido abismo bajo una luz serena.

¡Qué olor a madreselva desgarrada y hendida!
¡Qué exaltación de labios y honduras generosas!
Bajo las huecas ropas aleteó la vida,
y se sintieron vivas bruscamente las cosas.

Eres más clara. Eres más tierna. Eres más suave.
Ardes y te consumes con más recogimiento.
El nuevo amor te inspira la levedad del ave
y ocupa los caminos pausados de tu aliento.

Ríe, porque eres madre con luna. Así lo expresa
tu palidez rendida de recorrer lo rojo;
y ese cerezo exhausto que en tu corazón pesa,
y el ascua repentina que te agiganta el ojos.

Ríe, que todo ríe: que todo es madre leve.
Profundidad del mundo sobre el que te has quedado
sumiéndote y ahondándote mientras la luna mueve,
igual que tú, su hermosa cabeza hacia otro lado.

Nunca tan parecida tu frente al primer cielo.
Todo lo abres, todo lo alegras, madre, aurora.
Vienen rodando el hijo y el sol. Arcos de anhelo
te impulsan. Eres madre. Sonríe. Ríe. Llora.


Miguel Hernández

Tu bebé está enamoradísimo

Todos hemos tenido conductas afectivas muy intensas y muy recientes, todo el mundo que tiene un hijo, poco antes de eso tuvo un novio o una novia y por lo tanto debería acordarse. ¿Que es difícil acordarte de lo que hacías tú cuando tenías 3 meses? Vale, pero acuérdate de lo que hacías hace apenas 2 años. ¿Cómo son los novios? Se pasan el santo día juntos, y si pueden, la santa noche. Quieren estar juntos todo el rato posible, aunque no tengan nada que hacer… ¿En qué consiste una conversación de novios? Pues básicamente en estar 3 horas sentados uno al lado del otro diciendo: "Te quiero", "Ay, y yo a ti", "Yo a ti más", "No, yo a ti", "Yo a ti mucho más"... Y después de 2 horas así, se despiden y llegas a casa, coges el teléfono y llamas, ahora porque hay tarifa plana, pero antes los padres nos decían: "Pero ya está bien, no acabas de verla toda la tarde y ya la estás llamando otra vez, mira la factura de teléfono como se pone". Necesitabas llamar otra vez, estabas enamorado, es lo normal. Dos personas enamoradas quieren estar juntas el mayor tiempo posible, juntas y juntísimas, uno encima del otro. Si yo dictara conferencias para matrimonios en vez de para crianza, tendría que poner la mitad de las sillas, estarían todas las mujeres sentadas en los regazos de sus parejas… 



Pues los bebés son iguales, un bebé no te quiere con el cariño profundo y pausado de un marido de 5 años. Un bebé te quiere con un cariño de novio, un bebé no te quiere soltar ni un segundo porque te ama con locura. Dentro de 5 años también te querrá con cariño de 5 años, en ese momento los niños sí que jugarán mucho rato solos, y dentro de 10 años estará contentísimo de irse de colonias y dentro de 15 años te pedirá 10 euros para irse con los amigos a comprarse una pizza, pero ahora no. Ahora está enamoradísimo.



Carlos González



jueves, 25 de julio de 2013

Escúchate



Recuerda que los "expertos" no podemos más que dar consejos y sugerencias.  Quien debe empoderarse en la crianza de sus hijos eres tu mismo.  Respirar, seguir a tu corazón y escuchar tu instinto.  El te orientará mejor que nadie; ya que sólo tu eres quien mejor conoce a tu hijo.

jueves, 18 de julio de 2013

Recrearse


Siempre es posible pintar tu vida para que sea más bella...

Tu hijo es desinteresado





Sergio acaba de mamar; no tiene frío, no tiene calor, no tiene sed, no le duele nada... pero sigue llorando. Y ahora, ¿qué más quiere?
La quiere a usted. No la quiere por la comida, ni por el calor, ni por el agua. La quiere por sí misma, como persona. ¿Preferiría acaso que su hijo la llamase sólo cuando necesitase algo, y luego "si te he visto no me acuerdo"? ¿Preferiría que su hijo la llamase sólo por interés?
El amor de un niño hacia sus padres es gratuito, incondicional, inquebrantable. No hace falta ganarlo, ni mantenerlo, ni merecerlo. No hay amor más puro. El doctor Bowlby, un eminente psiquiatra que estudió los problemas de los delincuentes juveniles y de los niños abandonados, observó que incluso los niños maltratados siguen queriendo a sus padres.

Un amor tan grande a veces nos asusta. Tememos involucrarnos. Nadie duda en acudir de inmediato cuando su hijo dice "hambre", "agua", "susto", "pupa"; pero a veces nos creemos en el derecho, incluso en la obligación, de hacer oídos sordos cuando sólo dice "mamá". Así, muchos niños se ven obligados a pedir cosas que no necesitan: infinitos vasos de agua, abrir la puerta, cerrar la puerta, bajar la persiana, subir la persiana, encender la luz, mirar debajo de la cama para comprobar que no hay ningún monstruo... Se ven obligados porque, si se limitan a decir la pura verdad: "papá, mamá, venid, os necesito", no vamos. ¿Quién le toma el pelo a quién?


Carlos González

martes, 16 de julio de 2013

El segundo



El “segundo” nos encuentra menos prolijas y obsesivas…
Se aguanta más tiempo con el pañal mojado.
Come chocolate y toma mate antes del año.
No sabe de rutinas ni de horarios fijos.


El “segundo” debe soportar bastante menos nuestros temores e inseguridades…
No corremos a la guardia por una simple fiebre.
No necesita ni adaptación en el jardín.


El “segundo” aprende a la fuerza el significado del verbo compartir…
Anda muchas veces con ropa heredada. 
Casi nunca sale solito en una foto.
Aguanta estoicamente caricias violentas y besos pegajosos de su hermano.


Y lo más importante: el “segundo” corrobora lo que ya sospechábamos (a pesar del inmenso miedo)… que es posible enamorarse de otro hijo, con la misma pasión e intensidad.



Y ustedes... ¿Cómo viven, vivieron o se imaginan viviendo la llegada del segundo?



lunes, 15 de julio de 2013

¡Todos queremos hijos independientes!




Que se levanten y se acuesten cuando les de la gana, que sólo hagan los deberes cuando les apetece, que decidan por si mismos si quieren ir a la escuela, que se pongan la ropa que más les gusta y que coman lo que quieran.

¡Ah, no! no ese tipo de independencia.

Queremos que nuestros hijos sean independientes, pero que hagan exactamente lo que les digamos.

Carlos González

domingo, 14 de julio de 2013

Palabras que etiquetan





Palabras que marcan, palabras que duelen.  Palabras puñales.
¿Cuáles son las que salen de tu boca? 
Dándonos cuenta es que podemos hacer algo distinto.


jueves, 11 de julio de 2013

¿Para qué mandas a tus hijos a la escuela?


¿Cuántas de las cosas que aprenden tus hijos en la escuela son realmente importantes? ¿se trabaja sobre el amor, el compañerismo, la humildad, la honestidad?
¿Van nuestros hijos a la escuela para transformarse en personas de bien o para absorber conocimiento como si fueran sacos vacíos a rellenar? 
¿Tomamos en cuenta su mundo propio, sus inquietudes, su curiosidad natural? 
¿Los escuchamos? ¿Los escuchan los maestros? ¿Los miran a los ojos? ¿Se paran a su altura? ¿Se ponen en sus zapatos?
¿Se respeta su individualidad o se tiende a uniformizar a todos hacia el mismo lado?
¿Se promueve la obediencia sin explicaciones? 
¿es la adquisición de valores humanos el objetivo principal? 
¿Se conectan con el arte en sus múltiples y enriquecedoras formas?
¿Se promueve la paz, en acciones concretas en cada salón, a cada momento?
¿Es la escuela un espacio donde tu hijo es respetado como un ser único e irrepetible?

La educación de nuestros hijos es la base de su ser y nos hace partícipes y responsables en la construcción de un mundo mejor.  








martes, 9 de julio de 2013

Meriendas divertidas



¿Te animas con alguna de estas opciones creativas?
Confieso que no soy de hacer este tipo de creaciones, pero me parecen fabulosas y a los niños les encantan.    ¡A ver si me animan un poco!






lunes, 8 de julio de 2013

Estoy criando




Debería existir un nuevo estatus en la vida de las personas que se llame “ Crianza de los 0 a 3 años ".  Claro que la edad referida no es exacta, y los niños necesitan de sus padres siempre; pero sí es cierto que en  los tres primeros años es fundamental la presencia física y emocional de la figura o figuras de apego.
Los padres necesitamos ser respetados en el proceso de crianza de nuestros hijos. Necesitamos tiempo, espacio, comprensión y empatía por parte de la sociedad. Lo necesitamos ya, pero sobre todo lo necesitan nuestros hijos.
¿Qué cambios somos capaces de hacer en nuestras vidas para brindar a nuestros hijos aquello que necesitan?
¿Somos capaces de no juzgar tanto y ser flexibles? Es posible criar con apego seguro aunque contemos con ayuda y dejemos a nuestros hijos unas horas en la guardería mientras trabajamos.  Todo es posible en la medida que tengamos claro hacia adonde apuntamos y cuáles son nuestros principales intereses.

viernes, 5 de julio de 2013

¿Niños "molestos"?

¿Qué opinan de un curso para profesionales de la salud que se llama: "Cómo tratar niños molestos"? ¿Piensan que a alguien se le ocurriría armar un curso que se llame "Cómo tratar adultos molestos"? ¿Tratamos a los niños porque nos molestan o porque algo les está sucediendo y les genera sufrimiento a ellos y nosotros? Me pareció muy irrespetuoso el nombre del curso, pensando además que será dictado por alguien que se ocupa de la salud mental de los niños.




viernes, 28 de junio de 2013

En la memoria de tus hijos





¿De qué forma te gustaría estar presente en la memoria de tus hijos en el futuro?

Para estar presente en la memoria de tus hijos el día de mañana, tienes que estar presente en su vida hoy. ¿estás conforme con lo que compartes con ellos?

Ellos están construyendo ahora lo que serán los recuerdos de su infancia...

jueves, 27 de junio de 2013

Lactancia nocturna









¿Qué es la crianza respetuosa? en muy pocas plabras




Vamos a nombrar 4 puntos básicos que la constituyen, a modo de resumen:


Ser empáticos: debemos ser capaces de sintonizar con el alma infantil de nuestros pequeños, reconocer y valorar sus necesidades auténticas sin pensar que son caprichos.

Horizontalidad: tratar a los niños como a iguales. No hacer al niño lo que no nos gustaría que nos hicieran.

Límites y disciplina razonable, no punitiva, flexible, democrática, humanizada y respetuosa de los derechos del niño.

Responder de inmediato y sostenidamente ante las necesidades, sentires y expresiones del niño (a medida que crecen la respuesta se puede ir demorando, de acuerdo a la situación).


miércoles, 26 de junio de 2013

Spot de Violencia Obstétrica






Aquí les dejo un video sobre violencia obstétrica realizado por Las Casildas.  Estar informados nos hace más poderosos.

martes, 25 de junio de 2013

Nanas de la cebolla






NANAS DE LA CEBOLLA

La cebolla es escarcha 
cerrada y pobre: 
escarcha de tus días 
y de mis noches. 
Hambre y cebolla: 
hielo negro y escarcha 
grande y redonda.

En la cuna del hambre 
mi niño estaba. 
Con sangre de cebolla 
se amamantaba. 
Pero tu sangre, 
escarchada de azúcar, 
cebolla y hambre.

Una mujer morena, 
resuelta en luna, 
se derrama hilo a hilo 
sobre la cuna. 
Ríete, niño, 
que te tragas la luna 
cuando es preciso.

Alondra de mi casa, 
ríete mucho. 
Es tu risa en los ojos 
la luz del mundo. 
Ríete tanto 
que en el alma al oírte, 
bata el espacio.

Tu risa me hace libre, 
me pone alas. 
Soledades me quita, 
cárcel me arranca. 
Boca que vuela, 
corazón que en tus labios 
relampaguea.

Es tu risa la espada 
más victoriosa. 
Vencedor de las flores 
y las alondras. 
Rival del sol. 
Porvenir de mis huesos 
y de mi amor.

La carne aleteante, 
súbito el párpado, 
el vivir como nunca 
coloreado. 
¡Cuánto jilguero 
se remonta, aletea, 
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño. 
Nunca despiertes. 
Triste llevo la boca. 
Ríete siempre. 
Siempre en la cuna, 
defendiendo la risa 
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto, 
tan extendido, 
que tu carne parece 
cielo cernido. 
¡Si yo pudiera 
remontarme al origen 
de tu carrera!

Al octavo mes ríes 
con cinco azahares. 
Con cinco diminutas 
ferocidades. 
Con cinco dientes 
como cinco jazmines 
adolescentes.

Frontera de los besos 
serán mañana, 
cuando en la dentadura 
sientas un arma. 
Sientas un fuego 
correr dientes abajo 
buscando el centro.

Vuela niño en la doble 
luna del pecho. 
Él, triste de cebolla. 
Tú, satisfecho. 
No te derrumbes. 
No sepas lo que pasa 
ni lo que ocurre.


Miguel Hernández, 1939




¿Por qué lloran los bebés?





No lloran para ampliar sus pulmones.  No lloran "por capricho".
Los bebés lloran para comunicarnos algo.  Hasta que no aprendan a hablar con propiedad, no tienen otra forma de expresarse.  No lloran para manipularnos.  Siempre que un bebé llora es porque no se siente bien.  Seguramente antes de llorar ya te dio varias señales de lo que le pasaba.  Atiéndelo, escucha lo que intenta decirte, antes de que tenga que gritar para lograrlo.  O aún peor, que ya no llore más porque se ha resignado a que no le hagan caso.

jueves, 20 de junio de 2013

Papá tigre adopta dos cachorros



En honor a los papás y por sugerencia del papá de mis cachorros : )
Male tigers are not known for being involved parents. In fact, sometimes males will kill cubs to have a chance mate with the mother. In 2011, conservationists worried about two orphaned cubs whose mother was killed. A couple months later, they were stunned to find the cubs being cared for by the male who is believed to be their father. This kind of behavior has never been seen before in the wild.

Traducción casera:
Los tigres machos no son conocidos por ser padres que se involucren con su cria. De hecho, a veces los machos matan a los cachorros para tener la chance de un encuentro con la madre. En 2011, conservacionistas se preocuparon por dos cachorros huérfanos cuya madre fue asesinada. Un par de meses más tarde, se sorprendieron al encontrar que los cachorros estaban siendo cuidados por el macho que se cree que es su padre. Este tipo de comportamiento nunca se había visto antes en la naturaleza.

More info: http://bbc.in/12RnBaU

Photo credit: law_keven / cc

viernes, 14 de junio de 2013

Extracto de El Tao Te Ching de los Padres







Cuidado con ponerle reglas a tus hijos.

Las reglas disminuyen su sentido de la responsabilidad.

Cuidado con ofrecerle recompensas a tus hijos.

Las recompensas disminuyen su auto-estima.

Cuidado con castigar a tus hijos.

Los castigos disminuyen su confianza en ti.

Permite que las lecciones sean impuestas

por la naturaleza de las cosas,

no por tu propio itinerario

ni tus propias necesidades.

La integridad reemplazará las reglas.

El bienestar reemplazará las luchas.

La espiritualidad reemplazará la religión.

El canto reemplazará las discusiones.

La danza reemplazará las batallas.

Texto original de William Martin de su obra The Parents Tao Te Ching (El Tao Te Ching de los Padres).

jueves, 13 de junio de 2013

Vínculo temprano madre-hijo: implicancias presentes y futuras


Una madre primeriza  de un bebé de un mes publica en el muro de una red social:


“Ariel, se duerme sólo en mis brazos, se me va a poner difícil la situación….”

Y rápidamente surgen comentarios de las amigas y conocidas:

Amiga 1: aunque te duela y te vuelva loca, déjalo  llorar en su cuna.  A mí la pediatra me decía: “no se va a herniar por llorar un rato”.  Si lo levantas todo el tiempo te vas a enloquecer.

Mamá primeriza: Pero es que me dijeron que si lo dejo llorar va a crecer muy  inseguro y que por eso tengo que levantarlo  apenas llore.  Eso dicen las nuevas escuelas de psicología, ¿será así?

Amiga 1:   No es tan así, hablale así sabe que estás con él.  ¿Cómo piensas que hago yo con los dos chicos chiquitos? Si no, no puedes hacer nada en la casa.

Amiga 2: estoy de acuerdo,  los chicos no crecen inseguros por solo llorar.  A veces es necesario que lloren,  son cosas que deben atravesar, eso hace que  crezcan.  Lo de la inseguridad pasa por otros órdenes de la vida.  Con ese criterio deberías dejar tu vida de lado para estar a la orden de Ariel y si bien en algunos casos es así la realidad es que él es una persona chiquita pero persona.   Ariel se adapta a vos no vos a él.   Es así…

¿A quién escucha esta mamá? ¿A quienes escucharon y conformaron estas mamás que opinan?

Una madre que atraviesa el puerperio [1]  se encuentra envuelta en una cascada hormonal muy fuerte, sus instintos están a flor de piel, si ella se permite dejarlos aflorar.  Y esa misma naturaleza es la que le va a indicar aquello que es mejor para su hijo.  La naturaleza brinda al niño el llanto para indicarle a su madre que necesita algo, que así no se siente bien, que tiene hambre o  sueño o frio o que necesita sentirse cerca de ella como lo estaba en el útero materno días atrás.  Los humanos no terminamos de madurar dentro del vientre.  Necesitamos muchos meses más para hacerlo.  Y para ello dependemos plenamente de otro ser humano, nuestra madre[2].  No podemos hacer nada sin ella hasta dentro de muchos meses.  Si un bebé llora, entonces, es porque no está confortable.  Dentro del útero tenía todas sus necesidades satisfechas.  No tenía hambre,  no sentía ni frio ni calor, estaba continuamente mecido por los movimientos del  cuerpo de su madre y acunado por los sonidos de su vientre y su corazón. 
Apenas nace,  el niño se enfrenta con todas estas necesidades y se encuentra absolutamente indefenso.  Ya no están los movimientos ondulantes del útero, los sonidos cálidos.  Su psiquismo comienza ahora a formarse, no tiene aún recursos para enfrentar la espera.  Si llora y su madre no acude pronto (porque por ejemplo le dicen que si así lo hace el niño va a ser un malcriado o que el bebé es el que debe adaptarse a su madre)  se siente abandonado y absolutamente vulnerable.     Y sabe instintivamente que si no obtiene  ayuda a través del llanto, sencillamente se muere.  No sabe que su madre va a acudir de todas formas en algún momento.   Eso lo sabemos nosotros, los adultos.   No un recién nacido.  Su instinto lo hace llorar porque nos necesita.    Recordemos que sólo,  simplemente no podría sobrevivir. 

Con el tiempo y la repetición de estas experiencias donde se lo deja llorar, aunque sea unos minutos,   el niño  aprende que sus pedidos no son tomados en cuenta.  Recordemos que su psiquismo aún no comprende todos los motivos que dan las amigas, las abuelas, los pediatras.   Y además de lo doloroso y angustiante que resulta,  ésto sienta las bases para una personalidad insegura y con una autoestima baja:  lo que yo pido no vale, lo que siento no importa, no es tomado en cuenta…
Si esto continúa en estos términos, el bebé, el niño y luego el adulto deja de expresar lo que siente, de pedir lo que necesita, de valorar aquello que le es propio. 

La oxitocina es la hormona del amor y el apego.   La misma se encuentra elevada durante el embarazo y en mayor medida cuando se desencadena el parto y en los momentos posteriores al mismo.  Por ejemplo, se secreta  cuando el bebé lactante estimula los pezones de la madre.  La oxitocina como neurotransmisor es responsable de las conductas maternantes.   El deseo físico de estar con el bebé, de cuidarle y protegerle es debido a la oxitocina. Y aumenta cada vez que la madre tiene al niño cerca de ella.  Creando así un círculo de apego que hace que cada vez que la madre tiene a su hijo cerca suyo sienta más ternura y deseos de cuidarlo.  Si no lo tiene cerca, ese deseo se va apagando y hay más espacio para que todo lo que digan los de afuera  (con las mejores intenciones) sea más fuerte y  “el círculo de amor mamá-bebé” se debilite.  A su vez,   el bebé produce oxitocina cuando se lo mima, cuando se le canta, cuando se lo acuna.   La oxitocina es antagonista de la adrenalina y de otras hormonas del estrés, y por tanto reduce la ansiedad y genera calma y sensación de bienestar.


¿Y las tareas de la casa y las compras quién las hace?    Alguien que nos ayude en la casa si tenemos la posibilidad, mientras la madre se ocupa del niño, alguna abuela, alguna amiga, el papá del bebé si está y algunas cosas también la mamá.  Con el bebé bien cerquita, usando un portabebés, buscándole la vuelta…. ¿quién dijo qué es fácil? no todo va  a poder estar ordenado como antes, no siempre se llega a lavar, a cocinar.  Pero estos  primeros momentos en la vida de un bebé y sus padres no vuelven más.  ¿Valdrá la pena dejar algunas cosas de lado?  ¿elegir vivir con intensidad este momento de la vida en donde la cercanía y el piel con piel son definitorios?

A medida que el niño crece comienza a tener mayor tolerancia a la frustración y puede esperarnos.  Comienza a entender que aunque la mamá no acuda al instante,  no significa que no va a venir nunca.  Comienza a poder hacer más cosas solo, y podemos hacer otras cosas junto a él. 

Y la madre primeriza de nuestro ejemplo ¿qué quiere?  ¿Qué siente?  Se lo pregunto. 

Madre primeriza: mi corazón me dice que lo  abrace, que lo levante, que lo acune….

¿Y por qué no nos escuchamos? ¿Será que nuestros deseos no son importantes? ¿Por qué desconfiamos de ellos  y aceptamos  con más  facilidad lo que dicen terceros? ¿Por qué luchamos por recuperar rápido nuestra independencia,  si tener hijos implica que ellos dependen de nosotros muchos años?  ¿Y qué tal si mientras tanto disfrutamos de esta montaña rusa de emociones y sensaciones?
¿Qué nos estará pasando que tratamos una y otra vez de ahogar nuestros sentimientos, nuestros instintos más básicos? Aquellos que nos hacen bien y justamente aquellos que  se acoplan perfectamente a las necesidades del bebé y le permiten crecer seguro, confiado y amado. 

Valeria Wesler






[1] etapa inmediata al parto hasta alrededor de los 40 días posteriores al mismo.

[2] Hablamos de madre como rol.  El niño va a buscar a su mamá biológica y si ésta no está, tomamos a la madre como aquella persona que desempeñe ese rol:   padre, madre adoptiva o padre adoptivo, abuela, tía, etc.

martes, 11 de junio de 2013

Presentación y Bienvenida




¡Hola!  Soy Valeria, mamá de Rafael y Tomás.  Psicóloga argentina en tierras venezolanas,  por esas cosas de la vida.  Me encanta hacer yoga, leer, ir al cine.   Feliz en mi rol de mamá y buscando siempre mejores caminos para criar a mis hijos respetuosamente. Deseando que el camino del respeto sea vislumbrado cada día por más personas.  Estudiando y trabajando sobre el tema desde hace tiempo. 

Abro esta página y la de Facebook con el mismo nombre, para postear frases, imágenes, textos y todo aquello que vaya surgiendo respecto a nosotros y nuestros hijos.  Los invito a acompañarme y hacernos preguntas  juntos.  Pueden entonces surgir nuevos interrogantes, tal vez algunas respuestas.   ¿Qué tal si nos ayudamos entre nosotros? Los invito a compartir experiencias. Aquellas felices y aquellas no tanto, pero al fin y al cabo humanas. Pueden invitar a quienes ustedes consideren interesados en el tema. 
En este camino de la crianza hay momentos de inmensa felicidad y otros de dudas. A veces nos enojamos e impacientamos y nos llenamos  de incertidumbres.  Otras aparece la culpa.  A veces nos sentimos invencibles y otras agobiados.  Pero el balance siempre es positivo.  En mi caso, cada noche cuando miro a mis hijos dormidos, tan cansada después de la jornada, me propongo ser mejor mamá al día siguiente.  No siempre es fácil.  Cargamos con nuestras historias.  Pero cada día amanezco más convencida de que este es el camino a pesar de las dificultades.  Para avanzar es más fácil hacerlo acompañados, juntos. 

Voy a escribir y compartir material con ustedes con los chicos rondando por aquí.  Escribiendo con una sola mano, mientras doy la teta.  Levantándome del asiento infinidad de veces para atender a los niños y volviendo a la tarea. Así es mi vida hoy, poco lineal, con muchas curvas.  En fin, con mis hijos bien cerquita mío.  
¿Podremos evolucionar, ampliar nuestra perspectiva de vida, hacernos mejores padres y personas mientras acompañamos a nuestros hijos durante su crecimiento?


¿Qué les parece el desafío de ir CRECIENDO JUNTOS?